Filtro de búsqueda
Atrás

Abertura ao tráfego da Autoestrada Transmontana entre Vila Real e Bragança

06/09/2013

Apertura al tráfico de la Autopista Transmontana entre Vila Real y Braganza

La agrupación empresarial CAETXXI, de la que forman parte Ramalho Rosa Cobetar (RRC) y su accionista FCC Construcción, ha finalizado las obras de la Autopista Transmontana, entre las ciudades portuguesas de Vila Real y Braganza, que ya está totalmente abierta al tráfico.

Apertura al tráfico de la Autopista Transmontana entre Vila Real y Braganza

Esta vía, que une el noroeste con el nordeste de Portugal, forma parte de la Red Transeuropea de Transportes y sustituye a la IP4, posibilitando el enlace con la autopista A4, que tiene su origen en Matosinhos (Oporto), con la frontera española y con Europa.

Debido a la paralización de la concesión del Túnel de Marão, fue necesario proyectar un enlace adicional (Parada de Cunhos) para desviar el tráfico de la Autopista Transmontana desde el Viaducto de Corgo hasta la IP4.

EP - Estradas de Portugal adjudicó en 2008 a la agrupación Autoestradas XXI, formada por Globalvía Infraestructuras, constituida a partes iguales por FCC y Bankia, conjuntamente con la empresa portuguesa Soares da Costa, la subconcesión de esta autopista durante un período de 30 años. El proyecto fue construido por la agrupación CAET XXI, formada por las empresas FCC Construcción, RRC y Soares da Costa.

La Autopista Transmontana es un proyecto de diseño, construcción y mantenimiento de una nueva autopista que suma un total de 194 km e incluye 32 km de nueva construcción, 106 km de ampliación y 56 km de rehabilitación y mejora de la actual IP4. Incluye asimismo la rehabilitación de la travesía de la Serra do Marão, zona con fuertes pendientes y con un trazado complicado, que se han podido reducir gracias a la obra, mejorando el actual índice de siniestralidad. Para su construcción se instalaron dos plantas de asfalto bituminoso en donde se pudo fabricar más de un millón de toneladas.

Se construyeron 17 viaductos especiales, entre los cuales destaca el Viaducto de Corgo con una longitud de 2.780 m y una altura máxima de 230 m del tablero sobre el río, lo que lo convierte en el segundo más alto de Europa. Este puente atirantado se yergue en la zona sur de Vila Real. Más de 2.500 personas han trabajado en esta autopista, siendo casi el 80% de ellas contratadas localmente.

El proyecto tuvo en cuenta los requisitos medioambientales en todas las fases de la obra: el diseño, la construcción y la explotación. Se elaboró el estudio de impacto ambiental y durante la construcción se cumplieron todas las medidas necesarias y adecuadas para garantizar la protección de la circunvalación y la futura integración paisajística de la nueva vía. Se construyeron asimismo pasos para la fauna y el ganado y se adoptaron medidas especiales para la protección de especies en peligro de extinción, como el lobo ibérico.

La nueva autopista se encuentra incluida en un programa de 7 concesiones de autopistas lanzado por el Gobierno portugués en 2008, con un total de 1.500 km de longitud y una inversión de 3.000 millones de euros.

La Autopista Transmontana permitirá comunicar toda la zona norte de Portugal, disminuyendo el tiempo de desplazamiento en casi un 40%, mejorando al mismo tiempo la seguridad de los usuarios. Es de esperar que se reduzcan significativamente los índices de siniestralidad.

Ramalho Rosa Cobetar (RRC) es una empresa de referencia en Portugal, que cuenta con un equipo de casi 200 profesionales y que se ha ganado el respeto de los clientes, proveedores y de sus competidores, por su compromiso en la construcción de importantes proyectos en diversas áreas de actividad.

En la actualidad, RRC y FCC participan también de forma conjunta en la construcción de las presas de Ribeiradio y de Ermida, en Sever do Vouga.