Filtro de búsqueda
Atrás

A RRC promove visita técnica à sua obra do Viaduto do Corgo

18/06/2012

RRC promueve una visita técnica a su obra del Viaducto de Corgo

El viaducto de Corgo, integrado en la concesión de la Autopista Transmontana, tanto por su especificidad, como por los distintos métodos constructivos adoptados, suscita un enorme interés entre los técnicos, lo que llevó a RRC a organizar una visita. Durante dicha visita, integrada en un plan de visitas técnicas desarrolladas y promovidas por la Dirección de Construcción, no solo se incluyeron los técnicos en ingeniería y los arquitectos, sino también técnicos de seguridad y técnicos en medio ambiente. La UTE encargada de la construcción integra, entre otras empresas, a Ramalho Rosa Cobetar y a FCC Construcción.

RRC promueve una visita técnica a su obra del Viaducto de Corgo

Se trata de un viaducto de hormigón armado pretensado con una extensión total de 2.796 m, dividido en 3 subviaductos continuos, el de la parte oeste, el central y el de la parte este, con 855, 768 y 1167 m de extensión respectivamente, entre los ejes de los soportes de los extremos.

En la zona de mayor desnivel en relación con el suelo, el tablero se fija a casi 230 m del fondo del valle, habiéndose optado en esa zona central, tras el análisis pormenorizado de la orografía local y de las eventuales zonas factibles para el establecimiento de los pilares, por la materialización del tablero con un vano principal de 300 metros sobre el valle del río Corgo y dos vanos adyacentes de 126 m, recurriendo a una solución atirantada con un sistema de suspensión central, prolongada por vanos de continuidad en cada uno de los lados, obteniendo una longitud total de 768 m para el subviaducto central, distribuido (del P15 al P22) del siguiente modo: 48.0+ 60.0+ 126.0+ 300.0+ 126.0+ 60.0+ 48.0 metros.

Los viaductos de la zona oeste y de la zona este, estructuralmente continuos, están formados por vanos corrientes de 60 metros. Conforme a estos datos, el tablero se concreta en una viga de cajón central con una altura de 3,5 m, con almas de 0,60 m colocadas cada 9,40 m entre los ejes y con alas laterales apoyadas en puntales regularmente dispuestos con una distancia de 3,0 m entre sí. En el subviaducto central destaca la suspensión central del tablero con tirantes colocados cada 6,0 m, siendo los mástiles y sus correspondientes pilares de tipo monolítico en el tablero. La colocación de los primeros tirantes se realiza a una distancia de 21 m de los ejes de los pilares.

El conjunto de 4 paneles con 22 tirantes cada uno, que constituye el sistema de atirantado del subviaducto central, varía entre 39 y 73 cordones de pretensado de 15,7 mm, con una longitud mínima de casi 38 m y una longitud máxima del orden de los 159 m. Se trata de un atirantado simétrico en relación a los mástiles, siendo en éstos últimos en los que se prevé colocar las banquetas de desvío. La suspensión del tablero a través de los tirantes (exteriores), de colocados cada 6 metros, en forma de semiabanico, es factible gracias a la suspensión interna de las almas de la viga de cajón, mediante pares de tirantes de acero estructural y gracias al modelo adoptado para la transmisión de fuerzas.

Imágenes